El amanecer de un nuevo día...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El amanecer de un nuevo día...

Mensaje  Céstor Runaflecha el Dom Oct 11, 2009 9:49 pm

Sur de los Baldíos. 48 años.

Las espadas entrechocaban entre ellas, los gritos de los heridos agonizantes se oían por todas partes, el ruido de la batalla resonaba en el valle. Un contingente de la Alianza se había lanzado al ataque del cruce, el punto clave del control de los baldíos, la última fuerza de la horda en la zona estaba formada por 13 valientos pero agotados hombre, que componían una impresionante y ferrea defensa, los enemigos les quadriplicaban en número.
Otro grito, una pierna agujereada por una bala, y 4 segundos despues el tirador hundía su larga y mortífera lanza en el pecho del Ali. El tauren encaró el siguiente enemigo, hizo danzar su lanza por encima su cabeza y una cabeza voló por los aires. Otro soldado de la Horda cayó y otros dos le siguieron. Al mismo tiempo otra bala del tauren cazador dió fin a la vida de un lancero enemigo.
Apenas 10 minutos después solo el valiente Tauren, armado con su rifle y su lanza se encaraba a 35 hombres de la Alianza, murieron otros 5 antes de reducirlo. El sabía que iba a morir, aún así se llevaría tantos alis como pudiera a la tumba con él.

Praderas de Mulgore. 2 horas.

Una nueva criatura ha nacido en este mundo, un tauren, el pequeño, ha salido perfectamente, sus padres y abuelos esperan mucho de él, pues será el encargada de seguir el linaje familiar, será el encargado de dejar el nombre de su familia por lo más alto. Los Runaflecha, una de las familias mas antigas de las verdes praderas de mulgore, eran expertos cazadores, nunca dejaban libre una presa, nunca la dejaban escapar, era cazar o morir, en su familia, nunca se aceptaria una derrota.

Praderas de Mulgore. 8 años.

Ya ha crecido, a los 8 años ya sabe manejar un arma y disparar lo suficiente bien para matar un tigre antes de que le alcance, es una maquina de cazar, no remordimientos, solo aprende, es lo que quiere, su único deseo, terminar su aprendizaje para poder luchar contra los temidos y odiados centauros.

Frontera entre Mulgore y Baldíos. 15 años.

Ya es mayor, su primer aprendizaje ha terminado, ahora le toca ir a los baldíos a luchar por la horda, su madre es la única que llora pues sabe que es muy posible que no lo vuelva a ver, sus abuelos y su padre estan orgullosos, seguros de que su hijo sera un gran cazador. Todo le mundo espera mucho de él, y no les piensa defraudar.

Las Mil Agujas. 21 años.

Su entrenamiento termino hace tiempo, ahora se dedica a hacer trabajos para la horda, mata animales feroces, asesina bandidos, ayuda en batallas, es muy bueno en su trabajo: cazar. Unas alarmantes notícias le hacen volver a su pueblo natal en Mulgore, el poblado Runatotem, donde le confirman que unos centauros han raptado a su prometida. Furioso el tauren se pone en la persecucion, al séptimo día los encuentra. Ha decidido, que, como buen cazador, no los matará de golpe.
Cada noche un centauro desaparece y por mas que los otros buscan, no lo encuentran. Los centauros estan asustados, creeen que es un espiritu y deciden ofrecer la vida de la prometida en sacrifcio, la noche del este, todos mueren acribillados por balas y despedazados por una lanza, solo uno ve la cara del Tauren, solo uno ve la cara del asesino. El devuelve la prometida a su pueblo, sana y salvo, pero el fuego del odio por los centauros sigue ardiendo en su interior, el desea su masacre, y el se encargará de hacerla.

Ogrimmar. 41 años.

Ha sido mil veces condecorado, ha sido mil veces alabado, ha sido otras mil veces admirado, pero eso no supple el odio por los centauros y por la Alianza. Su familia, fué masacrada por una unión de enanos y centauros. Es por eso que se le ha sido citado en Ogrimmar, directamente con Thrall.
Este le ofrece su retirada como cazador, le ofrece unas tierras para que empiece de nuevo.
Para muchos eso sería mas que una bendición del cielo pero para él... no es nada. Rechaza amablemnte la oferta y pide a cambio de ser enviado donde mas soldados de la alianza, termina dando vueltas por todo Azeroth, Terrallende y Rasgarnorte. Se le piden tareas de alto nivel que el resuelve brillantemente. Finalmente es destinado a los Baldíos donde su entrenamiento de verdad empezó, donde forjó sus ideales y donde se hizo un verdadero tauren.

El Cruce (baldíos) 45 años.

Entre todos consiguieron reducirle, ahora si había llegado su hora, moriría, sin poder haber servido del todo a la Horda, sin haber matado sufiecientes Alis, sin haber podido exterminar los centauros. una espada flota su cabeza, pero antes de que entre en contacto con esta se oye un disparo. Mira a su alrededor alarmado y confuso, eso... no, no esta muerto, los alianzas se retiran, algo les ha hecho huir, y muchos gritan de dolor. Si no lo matan ellos igualmente se desangrara.... pero, de repente, unas fuertes pero delicadas manos lo enderezan, y lo apoyan contra un arból.
-No te veo muy bien Céstor.
.Qui... quien eres?
-Mi nombre es Galaën, soy el jefe de el Hogar de Heroes, una fuerte hermandad.
-Y... que quieres de mi? No puedes hacer nada por mi.
-Yo creo k si puedo, puedo curar tu odio interno, toma mi mano y únete a nostotrs, sigue el camino correcto. No te adentres más en el odio, no es bueno.
Con esas palabras una fuerte luz emergió de las espaldas de Galaën y Céstor vió un nuevo futuro para él, vio un nuevo amanecer...

Céstor Runaflecha

Cantidad de envíos : 1
Fecha de inscripción : 11/10/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.